• Centro sanitario CS 14612. C/Cueva de la Mora 7-20 | hola@miyosuperior.es | Tlf:+34 640 569 235

Cómo lograr objetivos: Empieza por la cima de la montaña

Cómo lograr objetivos: Empieza por la cima de la montaña

708 350 Elena González Morujo

Cuando queremos lograr algún objetivo es habitual que escuchemos frases del tipo: «Ve poco a poco, no quieras empezar la casa por el tejado...». Pues, bien, hoy te propongo un enfoque basado precisamente en eso.

Logra tus sueños a lo JFK

«Llegar a la Luna en un período de 10 años», ese era el objetivo. Según cuentan, en 1961 John Fitzgerald Kennedy hizo pública esta intención frente al Congreso. En ese momento, se planteó casi como un sueño, pues la preparación técnica del programa espacial norteamericano aún no estaba suficientemente desarrollada.

J.F. Kennedy quería llegar a la Luna y, en julio de 1969, el astronauta Neil Armstrong consigue pisarla. ¿Qué hicieron los ingenieros y asesores para lograr semejante meta? ¿Cómo lo planificaron? ¿Qué les hizo llegar al éxito?

José Barroso y Alex Barvel, en su libro de coaching Siete excusas para no optar a la vida que deseas recurren a esta anécdota histórica para ofrecernos una visión y un método de lo más interesante, un buen antídoto para lo que llaman «segunda excusa»: ¿Para qué voy yo a ponerme en marcha si me voy a rendir, como siempre, antes de llegar?».

El secreto está en hacer los planes de arriba a abajo, no de abajo a arriba

Dice Barroso:

Los ingenieros y asesores renunciaron a la planificación convencional (...). Es decir, el razonamiento fue: «Bien, estamos en 1971 y tenemos a un americano en la Luna. ¿Qué fue necesario tener disponible para eso en 1970?». Una vez encontrada la respuesta a esa pregunta, el nuevo razonamiento fue similar: «Tuvimos disponible x e y en 1970. ¿Qué fue necesario tener listo para ello en 1969?». Y así, de arriba hacia abajo hasta 1961.

Quizá, si el desarrollo de este plan se hubiera hecho a la manera clásica, las dificultades en el camino les hubiera hecho abandonar, o bien habrían ido modificando el objetivo poco a poco hasta llegar a algo diferente de la intención original».

Cómo puedes tú llevarlo a cabo:

Se trata, primero, de soñar. Define tu sueño. Es un sueño y, por tanto, debería hacerlo sin cortapisas y sin censuras. No caiga en la trampa de empezar a poner peros cuando está pensando en lo que quiere, porque la mayor parte de las veces ni se pondrá en marcha ante la cantidad de dificultades previas que va a intuir que sucederán. Hazme caso y escribe tu sueño de arriba a abajo, con todo lujo de detalles posible.

Después de plantear tu meta, has de convertirla en algo realizable, específico y sobre lo cual tengas control. Para ello puedes utilizar el control de calidad de propósitos de año nuevo, o bien este cuestionario extraído del libro Programación neurolingüística. Desarrollo personal de Gustavo Bertolotto, modificado por José Barroso:

  1. ¿Qué es lo que específicamente quieres o desea?
  2. ¿Cómo comprobarías que obtuviste el objetivo?
  3. ¿Cómo se daría cuenta otra persona de que lo has alcanzado?
  4. ¿Cuándo, dónde y con quién lo quieres?
  5. ¿Cuándo, dónde y con quién no lo quieres?
  6. ¿Que necesitarías para lograrlo? (Recursos).
  7. ¿Qué te impide lograrlo? (Limitaciones).
  8. ¿En qué te beneficiarías si lo lograras?
  9. ¿Qué podrías perder al lograrlo?
  10. ¿Cómo afectaría a tu entorno si lo lograras?
  11. ¿Cómo cambiaría o afectaría a tu vida el conseguirlo?

Reajusta tu objetivo

Tras contestar todas las cuestiones anteriores, quizá tengas que modificar tu objetivo en algún aspecto, por ejemplo: la fecha en la que quieres que esté logrado. Pero una vez ya lo hayas fijado, has de plantearte los objetivos intermedios partiendo desde el final. Por ejemplo: «Quiero sacarme el título de inglés el año que viene, tenerlo en enero de 2019». ¿Qué he tenido que lograr de forma inmediatamente anterior?: haber aprobado el examen. ¿Y anteriormente?: estudiar todos los temas. ¿Y anteriormente?: ir a clase. ¿Y...?: haberme apuntado a la academia. ¿Y...?: tener el dinero para apuntarme a la academia... Y así hasta llegar a donde estás ahora.

Aunque haya sido un planteamiento al revés, te da las claves para saber cuál es el siguiente paso que debes dar en este momento en el que estás.

Piénsalo tranquilamente y escríbelo de tu puño y letra (mejor que en el ordenador). Esto es muy importante: definir bien el tiempo, tanto respecto a cuándo quieres tener el objetivo cumplido como a cuáles serán los períodos para los objetivos intermedios (por días, semanas, años..., como quieras). Hazlo para que sea cómodo para ti, pues no hay nada que desmotive más que meternos prisa y sobreexigirnos. Es tu objetivo, tú sabes mejor que nadie cuánto tiempo necesitas y cuál es tu ritmo.

Alguien podría decir que tanta organización precisamente quita la gracia de perseguir tu sueño, pero sin una buena planificación, lo que haces es precisamente eso: perseguir en vez de conseguir.

Te animo a que lo pruebes. ¡Estaré encantada de leer tus comentarios!

Elena González Morujo

Licenciada en Psicología, Neuropsicóloga clínica y Terapeuta humanista integrativa.

Todos los relatos por:Elena González Morujo

Dejar una Respuesta

Elena González Morujo

Licenciada en Psicología, Neuropsicóloga clínica y Terapeuta humanista integrativa.

Todos los relatos por:Elena González Morujo