• Centro sanitario CS 14612. C/Cueva de la Mora 7-20 | hola@miyosuperior.es | Tlf:+34 640 569 235

«Love bombing»: El amor como arma de manipulación

«Love bombing»: El amor como arma de manipulación

1440 1080 Elena González Morujo

(Aviso: aunque he utilizado el masculino genérico para escribir este artículo, el love bombing pueden realizarlo y sufrirlo tanto hombres como mujeres).

El love bombing es una estrategia en la que una persona utiliza el amor, el cariño y la atención como arma de manipulación y control sobre otra persona.

Hay personas que tienden a vincularse rápidamente en sus relaciones porque son más pasionales o más románticas. Sin embargo, en el caso del love bombing (bombardeo de amor), quienes lo realizan utilizan el amor como una forma de atraerte y de que te vincules fuertemente a ellos. ¿Para qué? Para tener el control sobre ti después, ya que está diseñado para generar una especie de deuda psicológica, de enganche y de adicción a ese amor.

Lo más peligroso de todo es que es una estrategia muy bien estudiada y que sabe dar en el punto débil que todos tenemos: la necesidad de sentirnos queridos, reconocidos y acompañados.

Narcisista + Codependiente = atracción (destructiva)

Este tipo de estrategia suelen usarla las personas con rasgos narcisistas que buscan a alguien que los admire, los valore y los quiera por encima de todo. Son egocéntricos y egoístas, aunque a veces lo muestran de forma sutil y encubierta (para saber más sobre el tema, puedes ver el vídeo: Cuando descubras a un narcisista encubierto, ¡corre!). También suelen ser encantadores, divertidos y muy intuitivos a la hora de saber qué es lo que te gusta, y se las ingenian muy bien para dártelo. Por eso al principio cualquiera puede caer en sus redes, pero las que suelen involucrarse y permanecer en la relación son las personas con rasgos codependientes, es decir, con baja autoestima y con tendencia a desempeñar el rol de cuidadoras, ser hiperempáticas y supercomprensivas.

Juntos hacen una pareja perfecta: el narcisista solo sabe recibir y el codependiente está muy acostumbrado a dar.

La relación se desarrolla en varias fases:

1. Luna de miel

Un día conoces a alguien que parece ser tu media naranja: es atento, cariñoso y compartís gustos de todo tipo. Parece que lo han hecho a medida para ti: dice justo lo que necesitas escuchar, valora aquello en lo que tú te sientes un poco más inseguro, tiene detalles contigo o te sorprende diciéndote cosas del tipo «Eres el hombre/la mujer de mi vida», «Esto es especial», «Me casaría contigo»… Y, aunque sientes que todo va muy rápido en la relación, una parte de ti está encantada porque te sientes querido, apoyado y feliz.

2. Devaluación

Tras este primer periodo de luna de miel, cuando el narcisista siente que ya te tiene enganchado, de pronto empieza a cambiar, en ocasiones de forma muy sutil y poco a poco.

A veces le notas distante y mucho menos cariñoso, o bien deja de escribirte o de llamarte tanto y de decirte cosas bonitas; te hace comentarios sarcásticos, guarda silencios inexplicables o se enfada a la mínima que haces algo que no cumple con sus expectativas. Por ejemplo, se muestra muy susceptible y reacciona con ira porque un día sales con tus amigos, porque te has retrasado en la hora de llamarle o porque le has dicho algo que te ha molestado de él.

Ante esas circunstancias, la persona narcisista le da la vuelta a la situación para que te sientas confuso, inadecuado y culpable. Te hablarán con tono paternalista y condescendiente o te dirán frases del tipo: «Estás exagerando», «No entiendo nada de lo que me dices», «Estás loco» o «Eso son imaginaciones tuyas».

También es muy habitual que recurran al silencio como método de castigo, pues el hecho de que nos ignoren es una forma muy poderosa de menoscabar nuestra sensación de valía personal.

Un narcisista no va a asumir su responsabilidad, y todo lo que antes era comprensión y atención se tornará reproche y menosprecio. Te sentirás como si estuvieras hablando con un pared o te creerás que, efectivamente, a lo mejor estás exagerando. ¡Puede que incluso te sorprendas pidiéndole disculpas!

Después, si la relación continúa, habrá un periodo en el que oscilarán unas fases de luna de miel y otras de devaluación. Por eso es tan adictivo y uno aguanta, porque le queda el recuerdo y la esperanza de volver a la fase inicial de idilio.

3. Fase de descarte

Si el narcisista decide que ya no quiere seguir la relación porque ya no saca nada de ella, suele hacer un cierre brusco, sin empatía, como si no le importara dejarte y te lo merecieras, porque no has sido lo suficientemente bueno para él.

Sin embargo, si eres tú quien decide poner fin a la relación, puede reaccionar de diversa forma, según sea su personalidad. Puede mostrarse indiferente, como si no le hubiera afectado, o bien te reprochará lo mal que lo estás haciendo y lo equivocado que estás porque no vas a encontrar a nadie más como él.

Si no descubres que es un juego, dudarás de ti mismo, te sentirás culpable y a veces querrás volver a la relación, pero te recomiendo que no lo hagas: es un callejón sin salida. Por mucha comprensión y ganas que tú le pongas, el otro siempre querrá más y tus necesidades y preferencias nunca van a tener espacio, aunque tú luches hasta la extenuación. Aléjate y rodéate de gente querida que pueda apoyarte.

Es habitual que, tras un periodo prolongado con alguien narcisista, tu autoestima se haya resentido y tu estabilidad emocional también, por lo que no dudes en pedir ayuda profesional si ves que te está costando recuperarte.

También te recomiendo que visites la web www.narcisistascodependienteseinteligenciaemocional.com.

Y ya sabes que si lo necesitas y te has visto reflejado en alguna de estas situaciones, puedes dejar un comentario o ponerte en contacto conmigo.

 

Elena González Morujo

Licenciada en Psicología, Neuropsicóloga clínica y Terapeuta humanista integrativa.

Todos los relatos por:Elena González Morujo
2 comentarios
  • Hola fui viçtima de un narcisista perverso viví todas y cada una de las fases d este tipo de sujetos. Me gustaria contarte mi historia xq ademas él es un actor muy conocido y puedo ayudar desde mi experiencia. Ahora fuera d la relacion pude ver y saber lo q vivi. Estoy volviendo a ser yo y c atencion psicologica mas denuncias q le hice civil y penal xq tambien fui estafada. Y tb denuncia publica en un programa d tv. Mi mail es infomariaok@gmail.com

    • Elena González Morujo 16 de octubre de 2018 at 16:15

      Hola María, muchas gracias por compartir tu experiencia. Estoy segura de que hacer visible este tipo de relaciones es lo que puede ayudar a otras personas a no caer en ellas. Estaré encantada de escucharte si lo necesitas; puedes escribirme a hola@miyosuperior.es.

      Un fuerte abrazo.

Dejar una Respuesta

Elena González Morujo

Licenciada en Psicología, Neuropsicóloga clínica y Terapeuta humanista integrativa.

Todos los relatos por:Elena González Morujo