• Centro sanitario CS 14612. C/Cueva de la Mora 7-20 | hola@miyosuperior.es | Tlf:+34 640 569 235

«Si sales de viaje, que tu último día sea el mejor»

«Si sales de viaje, que tu último día sea el mejor»

3264 2448 Elena González Morujo

«Si sales de viaje, que tu último día sea el mejor»: Con estas palabras Pere Estupinyá titula el último capítulo de su libro Rascar donde no pica, la segunda parte de El ladrón de cerebros (si no lo has hecho ya, te recomiendo que los leas porque ambos son fantásticos, entretenidos y muy muy interesantes).

Para entender el porqué de esta recomendación, Pere Estupinyá acude a dos conceptos planteados por Daniel Kahneman respecto a nuestra identidad:

  1. El Yo de la experienciavive en el momento presente. Por ejemplo, es el que se siente mal si te duele la cabeza.
  2. El Yo de la memoria: se encarga de mantener la historia de tu vida. Por ejemplo, es el que responde cuando te preguntan cómo estás últimamente o qué tal te lo pasaste durante un viaje.

 El Yo de la memoria resulta ser un confabulador.

Esta parte de nuestro cerebro no memoriza todo lo que vivimos y experimentamos, sino que hace una selección y almacena y olvida sensaciones según sus propios criterios.

Te estarás preguntando qué tiene esto que ver con tus vacaciones... Para entenderlo te servirá conocer este estudio:

Varios pacientes que iban a ser sometidos a una prueba médica dolorosa fueron separados en dos grupos. En el primero, la prueba duraba menos tiempo, pero terminaba con un dolor más intenso. El segundo grupo experimentaba los mismos picos de dolor, e incluso más prolongados y molestos, pero terminaba con una fase más suave.

Sesenta segundos después de terminar la prueba los investigadores solicitaron a los pacientes que valoraran cuánto dolor habían sentido durante la intervención.

El resultado fue que, a pesar de que en términos absolutos el segundo grupo había padecido más dolor, fueron los del primero los que afirmaron haber sufrido más. Es decir, el yo de la experiencia de los individuos que siguieron el tratamiento largo había sufrido en realidad más, pero el yo de la memoria les decía lo contrario.

Y no solo fue un resultado momentáneo, sino que cuando Kahneman entrevistó a pacientes que se habían sometido a ambos tipos de intervención y les preguntó cuál preferían repetir en caso necesario, todos contestaron que «la versión larga con final más suave». Conscientemente, el final no era lo que tenían en cuenta, sino que su Yo de la memoria les mentía diciendo que así sufrirían menos.

Conclusión: El final de una historia es determinante en el recuerdo que guardarás sobre ella.

Y este fenómeno puedes aplicarlo a tus relaciones personales, a los viajes, a los trabajos, a los libros, las conferencias...

Por ejemplo, si estás disfrutando de una buena película, pero no te gusta cómo acaba, la catalogarás como «mala» o, si estás en un concierto en el que tocan tus canciones preferidas al final, tu memoria se quedará con buen sabor de boca y sentirás que todo el repertorio te ha gustado más que si las hubieran tocado al principio.

En las relaciones, una ruptura tormentosa de pareja hará que recuerdes esa relación en términos generales como «negativa», aunque la época mala hubiera durado solo unos meses. En este caso, la memoria olvida los años de buenas experiencias que habrían pesado más que los malos, si los hubiéramos pesado en una balanza objetiva. Pero aquí está la clave: la memoria no es objetiva.

Hoy te invito a seguir el consejo que nos ofrece Pere:

Si abandonas una ciudad, cambias de trabajo o te vas de vacaciones, planea un 'final de fiesta' impresionante porque marcará el entusiasmo con que lo revivas. De verdad, haz lo posible por terminarlo con una emoción positiva".

Con este artículo me despido de ti hasta septiembre. Te deseo unas vacaciones fantásticas, con un comienzo, desarrollo y (por supuesto) final maravillosos.

¡Suscríbete al blog!

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

Elena González Morujo

Licenciada en Psicología, Neuropsicóloga clínica y Terapeuta humanista integrativa.

Todos los relatos por:Elena González Morujo

Dejar una Respuesta

Elena González Morujo

Licenciada en Psicología, Neuropsicóloga clínica y Terapeuta humanista integrativa.

Todos los relatos por:Elena González Morujo